Almacenamiento de medicamentos termolábiles

La fase de almacenamiento de los medicamentos termolábiles es quizá la más compleja en cuanto a las actividades a realizar, pues es en este intervalo en el que tendremos que hacer las previsiones de medicamentos, el control de stocks y los registros de temperatura. 

Es crucial tener en cuenta en esta fase la ubicación de los medicamentos termolábiles y su señalización. 

Para la primera de ellas debemos considerar la termoestabilidad, la accesibilidad y la caducidad de los productos. Así, los medicamentos más termolábiles se colocarán en las zonas más frías de la cámara, los de uso más frecuente deberán estar en lugares más accesibles y los de caducidad más próxima serán los primeros en utilizarse.

Cuanto a la señalización, sugerimos indicar en el exterior de la cámara la ubicación de los medicamentos para facilitar su localización y evitar aperturas prolongadas que podrían mermar su durabilidad. 

A continuación haremos una lista con los equipos a utilizar para el control de la temperatura de los medicamentos termolábiles. En ella incluiremos los sistemas de almacenamiento y los controladores de la temperatura e indicaremos los requisitos que debe poseer cada uno para ajustarse a las necesidades de un proceso tan complejo. 

Sistemas de almacenamiento 

  • Cámaras frigoríficas (volúmenes elevados):
    • Luces de seguridad, alarmas sonoras y teléfono interior
    • Termostato (+2ºC - +8ºC) y termómetro/termógrafo
    • Fácil acceso para personas y vehículos
    • Cámara en zona clara, iluminada y ventilada con un espacio para embalaje, carga y expedición de medicamentos 




  • Frigorífico (volúmenes más pequeños):
    • Termostato (+2ºC - +8ºC)
    • Lejos de toda fuente de calor
    • Recomendaciones:
      • A 15 cm de la pared y sobre una base bien nivelada
      • Conectado a la red general con toma de tierra
      • Abrir la puerta solo cuando sea necesario
      • Enchufe de seguridad y mensajes de advertencia de no desconexión
      • Colocar botellas de agua con sal en los últimos estantes para que puedan conservar el frío 6-12 horas en caso de corte eléctrico
      • No ocupar más de la mitad del espacio disponible y no permitir que los medicamentos contacten con la pared (4 cm)
      • No colocar peso en la puerta
      • No colocar productos ajenos a la farmacia
      • Puertas de cristal y con cierre de palanca 




  • Congelador:
    • Descongelar cuando el grosor de la capa de hielo supere los 5 mm (si está dentro de la nevera) 
  • Acumuladores de frío:
    • Imprescindibles en transporte (envueltos en materiales higroscópicos) y almacenamiento de medicamentos termolábiles
    • Utilizables en caso de avería del congelador (alrededor de las paredes interiores, evitando el contacto directo con los medicamentos)
    • Considerar su tamaño a la hora de la elección
    • Mantenerlos unas horas en el frigorífico antes de su colocación en el congelador; después, mantenerlos dos días antes de su utilización (en la base del congelador, sin apilarlos) 




  • Neveras portátiles:
    • Recurso de emergencia (averías de corta duración)
    • Suelen estar fabricadas con revestimiento externo de plástico o fibra de vidrio, revestimiento interior de polietileno o poliestireno y espuma de poliuretano 
  • Cajas isotérmicas o contenedores de aislamiento térmico:
    • Muy útiles en función del tipo de medicamentos, de su volumen y del tiempo máximo de recorrido
    • Las hay de múltiples composiciones aislantes, como poliestireno, polietileno y espuma de poliuretano 





EMBALAJES ISOTÉRMICOS


Controladores de temperatura:
 

  • Termómetros:
    • En el estante intermedio
    • Se recomiendan los termómetros de máxima y mínima 




  • Termógrafos:
    • Registran la temperatura de forma continuada
    • Permiten conocer las oscilaciones de temperatura de la nevera de manera exacta 


 

  • Indicadores de temperatura (basados en cambios de color [indicadores basados en colores] o variaciones de la conductividad [indicadores digitales]): 
    • Indicadores de frío: solo muestran exposición a temperaturas muy bajas 
    • Indicadores de temperatura máxima: alertan cambiando de color cuando la temperatura sobrepasa la máxima recomendada 
    • Indicadores de tiempo/temperatura: registra la exposición del producto a determinadas temperaturas durante cierto tiempo 
    • Indicadores para acumuladores de frío: reversibles, destinados a evitar la congelación por contacto con el acumulador 




Es conveniente tener en cuenta que, a la hora de controlar la temperatura mantenida por los diferentes sistemas comentados (+2ºC - +8ºC como intervalo estándar), la temperatura más baja es la que se toma por la mañana (tras toda la noche con el frigorífico cerrado) y la más alta es la que se toma por la tarde (dado el uso continuo del mismo). 

De entre los sistemas mencionados para el almacenamiento, nos gustaría destacar las cajas isotérmicas como soporte imprescindible para el transporte de medicamentos termolábiles, como ya hemos mencionado en otros artículos. 

En Fríobox somos especialistas en este tipo de embalajes, los fabricamos nosotros mismos en base a distintos materiales aislantes (poliestireno expandido o extruido, polietileno, espuma de poliuretano) y garantizamos un mantenimiento fidedigno de la cadena de frío mediante su uso. 

Si desea conocer más información sobre nuestras cajas isotérmicas y sus diversos tamaños, puede contactar con nosotros visitando nuestra página web o llamándonos a nuestro número de teléfono.