Envío de alimentos a temperatura controlada

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre la cadena de frío en este blog. Gracias a este mecanismo natural, un alimento puede atravesar un proceso de envío, pasando por las etapas de producción, transporte, comercialización y consumo, sin perder sus características organolépticas. 

El punto clave de este mecanismo, como hemos comentado en otros textos, consiste en alcanzar una temperatura determinada para cada tipo de alimento y mantenerla durante todo el proceso. En Fríobox somos especialistas, visite nuestra web si desea más información al respecto: 

ENVÍOS A TEMPERATURA CONTROLADA


Es crucial para la óptima conservación de los productos enviados evitar a toda costa la ruptura de la cadena de frío.
 

No conseguir este objetivo permitiría la multiplicación bacteriana y la degradación enzimática de los productos, poniendo en riesgo la inocuidad y la salubridad de los alimentos. 

La cadena de frío es un mecanismo en el que se encuentran implicados todos aquellos que participan en un envío desde su salida hasta su uso final. Esto incluye a productores, transportistas, distribuidores y consumidores. 

En cuanto a las recomendaciones dirigidas a los consumidores, es aconsejable realizar la compra siguiendo un orden. Así, es buena idea empezar por aquellos alimentos que no necesitan ser conservados en frío, seguir por los refrigerados y terminar por los congelados, pero invertir el orden de almacenamiento una vez en casa. 

En Fríobox somos muy estrictos a la hora de cumplir con la normativa y proporcionamos un servicio integral a todos aquellos envíos que requieren del mantenimiento de la cadena de frío. 

Nuestros embalajes isotérmicos y nuestro personal especializado avalan nuestra eficacia en transporte a temperatura controlada. 

No tendrá que preocuparse por nada más. Cuente con nosotros y sus envíos estarán en buenas manos. 

IR A FRÍOBOX