Normativa en el transporte de alimentos preparados

En el artículo de hoy vamos a tratar la serie de normas y recomendaciones a tener en cuenta en el transporte de alimentos preparados. Es una necesidad de primer orden que estos alimentos perecederos cumplan las condiciones sanitarias y de temperatura óptimas para asegurar sus características al final de un envío de alimentos.

Para empezar, hablaremos levemente de algunas normas que deben seguir las personas involucradas en el envío, por lo cual es obligatorio tratar el Acuerdo sobre Transporte internacional de mercancías Perecederas (ATP), que establece una serie de consideraciones para los vehículos que transporten productos alimenticios.
 

  • Para empezar, es preciso que los contenedores estén limpios y se les realice un mantenimiento estricto y periódico que garantice unas buenas condiciones de transporte para los alimentos refrigerados. Además, su estructura debe ser la idónea para una desinfección total. 
  • No es una buena práctica colocar productos distintos dentro del mismo contenedor, además es aconsejable hacerse con contenedores cisterna para alimentos en estado líquido o semilíquido. 
  • Por último, es obvio que los contenedores deben proteger los alimentos de los cambios de temperatura para garantizar su buen estado a la recepción del envío. 

En Fríobox disponemos de multitud de embalajes isotérmicos y accesorios que procuran que los alimentos respeten las condiciones deseadas. Para muestra, un botón (nunca mejor dicho): 

CAJAS DE POLIESTIRENO EXPANDIDO


Habiendo comentado los aspectos a tener en cuenta para los vehículos, pasamos a hablar de los casos particulares referentes a cada tipo de alimento pues, como es lógico pensar, cada producto se conserva mejor a unas condiciones determinadas.
 

En el caso de la carne refrigerada, las condiciones a cumplir dependen del momento preciso en el proceso de envío. Así, la temperatura máxima debe ser de unos 4ºC en el momento de carga, de -1 a 7ºC durante el transporte, y llegar a 5ºC para la recepción. Estas directrices evitan la condensación sobre la carne de vapor de agua. 

De forma similar a la carne, el pescado refrigerado necesita un rango de temperaturas de 0 a 2ºC en el interior del vehículo y una temperatura máxima de 2ºC durante el trayecto. Sin embargo, si se trata de pescado ahumado, la temperatura máxima debe ser de 6ºC a 10ºC. 

Los productos lácteos refrigerados siguen un patrón casi idéntico al de la carne, debiendo mantener una temperatura de 4ºC en el momento de carga, de 6ºC durante el trayecto y de 8ºC en el momento de la recepción. 

Algo diferente ocurre con las frutas y hortalizas, debiendo mantener una temperatura concreta en función del tipo de producto, sin embargo los productos congelados deben alcanzar de forma segura los -18ºC en el interior del vehículo. 

Igual que en el caso anterior, los platos precocinados deben mantener una temperatura de -1ºC a 6ºC excepto en el caso de los congelados, que pueden alcanzar un intervalo de -1ºC a 8ºC sin riesgos. 

En Fríobox estamos especializados en los envíos a temperatura controlada y tenemos gran experiencia acumulada en el transporte refrigerado de alimentos y el envío de productos del sector farma y biomédico. 

Visite nuestra página web e infórmese de nuestro servicio integral de logística del frío. 

ENVÍOS A TEMPERATURA CONTROLADA