Sistemas de control de la temperatura para transporte refrigerado (II): Etiquetas adhesivas indicadoras

Retomamos los sistemas de control de temperatura para hablar en esta ocasión de las etiquetas adhesivas indicadoras.

Etiquetas adhesivas indicadoras

Por último, existe también la opción de las etiquetas indicadoras. Su utilidad es más concreta, pero son igualmente útiles en los casos apropiados y excepcionalmente económicas.

Contienen un colorante termosensible que manifiesta en un visor el tiempo acumulado fuera del intervalo requerido. El tiempo total acumulado que pueden llegar a medir es de sesenta minutos.

Así, cuando las condiciones del envío no son las requeridas, el colorante empieza a deslizarse por el visor acumulando minutos, pero, en caso de que vuelva a las condiciones demandadas, el colorante cesa en su avance hasta que vuelva a infringirlas.

La limitación del tiempo se compensa con el bajo coste de las etiquetas, que se venden en envases de 50, pero es necesario saber en qué clase de envíos refrigerados las utilizaremos para obtener de ellas un rendimiento adecuado. También disponemos de este tipo de etiquetas en Fríobox:

ETIQUETAS INDICADORAS


¿Cuál de los sistemas mencionados es el mejor?

Llegados a este punto, tenemos una idea de los distintos sistemas de control de la temperatura. No podemos decir que haya un ganador absoluto, un sistema que sea mejor que los otros dos y que pueda sustituirles en rendimiento, durabilidad y fiabilidad en todos los casos, por esto dependerá del producto enviado y del trayecto (además de las condiciones previsibles de transporte) la elección del sistema óptimo.

Hemos mencionado que los termógrafos se utilizan especialmente en la industria alimenticia, y son útiles en envíos de corta distancia o con embalajes retornables (a menos que se utilicen los menos fiables termógrafos desechables).

Las tarjetas registradoras son quizá el sistema más práctico y eficaz, pues los lectores no circulan con el envío (solo las tarjetas), lo que facilita al destinatario deshacerse de ellas al no tener que retornarlas. Son muy útiles tanto en la industria alimenticia como en la industria farmacéutica y la química industrial.

Por último, las etiquetas están destinadas claramente para los envíos de más corta distancia, pero su utilidad puede ser clave también tanto en la industria alimenticia como en la farmacéutica.

Lo que debemos tener en cuenta es la importancia de una buena elección, por eso en Fríobox nos encargamos de estudiar cada caso particular y realizar todos los ajustes convenientes para que el envío llegue en las mejores condiciones, manteniendo la cadena de frío con la mayor fiabilidad.

La cadena de frío es nuestra mayor especialidad. Puede confiar en nosotros.

Visítenos o llámenos sin compromiso.

IR A FRÍOBOX