Transporte de alimentos perecederos a temperatura controlada

La cadena de frío es un aspecto crucial en la industria alimenticia, tanto desde el punto de vista técnico como económico y normativo. Por su inherente relación con los avances tecnológicos, está presente en todas las etapas, desde la producción hasta el consumo.

La conservación con cadena de frío es la única manera de evitar la proliferación de microorganismos patógenos en los alimentos sin alterar su sabor inicial y sus cualidades organolépticas y nutricionales. Durante las distintas etapas de la cadena de frío (producción, almacenamiento, transporte, distribución y venta), los alimentos perecederos frescos se mantienen a una temperatura de 0ºC a 7ºC, dependiendo de su naturaleza, y los productos congelados o ultracongelados se mantienen entre -12ºC y -18ºC. Carne, pescado, productos lácteos y vegetales necesitan temperaturas de conservación controladas. Exponerlos a fluctuaciones de temperatura, aunque sea de forma puntual, puede provocar problemas como maduraciones incontroladas o el desarrollo de microorganismos. La cadena de frío es un sistema en el que se incluyen las distintas etapas por las que pasan los alimentos.

Romper la cadena de frío

Si en alguno de los puntos se infringen las condiciones de temperatura, la seguridad se verá afectada. Por esto es imprescindible mantener la cadena de frío intacta durante la producción, el transporte, el almacenamiento y la venta de los alimentos refrigerados. Sin embargo, el consumidor tiene responsabilidad también de conservar la temperatura antes del consumo. El mantenimiento de la cadena de frío permitirá conservar las características organolépticas de los alimentos (textura, color, sabor y olor) y las comidas preparadas, además de evitar los efectos de los microorganismos patógenos.



Romper la cadena de frío puede causar diferentes consecuencias según el alimento:

  • Durante el transporte de verduras frescas acelera el proceso metabólico de la maduración y la velocidad de las reacciones de deterioro enzimático se duplica, por lo cual se reduce el tiempo de conservación.
  • En el caso del transporte de alimentos congelados se alteran las proteínas, se generan olores y cambios de color y proliferan bacterias patógenas cuando no se mantienen temperaturas entre -18ºC y -24ºC.
  • Durante el transporte de carne, la refrigeración frena la acción de los microorganismos y los procesos químicos y físicos afectan a la calidad.
  • En el transporte de pescado, ocurre lo mismo que en el punto anterior.

El transporte en frío ralentiza el deterioro

El frío no elimina los microorganismos patógenos de los alimentos, pero sí ralentiza su aparición y desarrollo al actuar sobre el metabolismo de los microorganismos e inhibir la actividad de las enzimas que generan. También para el proceso de degradación metabólica de las proteínas de los alimentos. Todo esto se resume en una mayor conservación de los alimentos. En Fríobox lo sabemos, y por eso disponemos de cajas isotérmicas de poliestireno expandido, espuma de poliuretano, cajas de polietileno, etc. en multitud de medidas y volúmenes.


Pedir cajas isotérmicas


Es conveniente considerar que la duración de un producto en buenas condiciones depende más de sus características que del frío. El pescado, por ejemplo, es uno de los más frágiles alimentos perecederos porque tiene microorganismos y enzimas (compuestos proteicos necesarios para la vida de estos) adaptados a bajas temperaturas. La mayoría de patógenos no pueden multiplicarse por debajo de los 8ºC, aunque, para anular cualquier posibilidad de desarrollo, es mejor conservar por debajo de los 4ºC.

A modo de conclusión, merece la pena incidir en la gran importancia de la cadena de frío. El ser humano ha descubierto un método natural para la mejor conservación de los productos alimentarios, y en Fríobox somos conscientes de su gran utilidad.

Garantizamos en todo momento la cadena de frío de sus productos y los llevamos a cualquier parte del mundo en las mejores condiciones. Nos responsabilizamos de todo el proceso para que pueda respirar tranquilo mientras su envío llega a su destino.

¿Quién mejor que Fríobox?