Transporte de células madre a temperatura controlada

El campo de las células madre alberga numerosas esperanzas para pacientes con diabetes tipo 1, Parkinson o lesiones cuya única solución es la medicina regenerativa, entre otras patologías (o asuntos estéticos).

En la actualidad existen gran número de tratamientos para enfermedades hematológicas (entre ellas, determinados tipos de cáncer como la leucemia), genéticas o inmunológicas.

Multitud de aplicaciones de las células madre están teniendo lugar en la actualidad tanto en humanos como en animales, resultando de ellas soluciones para infartos de corazón, fracturas, alopecia, regeneración cutánea, de venas, arterias, músculos y articulaciones, construcción de órganos bioartificiales...

Pero lo que nos ocupa tiene que ver con un factor sin el cuál ninguna o casi ninguna de estas aplicaciones sería posible. Esto es el transporte de células madre.

Hace ya años que existen diversos tipos de kits de transporte de células madre que las preservan entre el lugar de obtención y el de destino. Se conoce que las células madre empiezan a morir transcurridas 30 horas desde su obtención, lo que explica la importancia de un buen transporte, que podría, siguiendo estrictamente las condiciones específicas para cada tipo de célula madre, prolongar su supervivencia.

En Fríobox disponemos de estos kits, pulse en el siguiente botón para verlos y solicitarlos:

KITS DE TRANSPORTE DE CÉLULAS MADRE


Dicho esto, ¿qué características generales debe poseer un contenedor de células madre para optimizar su transporte?

  • Resistente: no hay que decir que el contenedor debe ser lo suficientemente resistente para evitar roturas que pondrían en peligro la asepsia y, con ella, las muestras. Es conveniente recordar que, frente a viajes internacionales y transporte aéreo, la estructura del contenedor debe ser especialmente resistente, de acero, titanio o alguna aleación semejante.
  • Aséptico: es crucial que el ambiente interno del contenedor sea estanco e impida la entrada de agentes infecciosos que malogren los tejidos.
  • Termoestable: también es muy importante evitar los cambios de temperatura. Es conveniente un ambiente isotermo.
  • Ligero: un contenedor de células madre no debería pesar más de 5 kg. Debe poder ser manipulado con facilidad, y esto se cumplirá más cuanto más ligero sea.

En Fríobox somos especialistas en el transporte de tejidos biológicos como es el caso de las células madre. Nuestra amplia experiencia nos permite realizar el envío deseado en un tiempo récord con la documentación reglamentaria y las medidas de conservación idóneas. Siga el siguiente enlace para ver nuestros kits de temperatura refrigerada:

KITS DE TEMPERATURA REFRIGERADA


No se lo piense más, confíe en Fríobox.

Relatado por Etiquetas