Transporte de pescado y marisco

El pescado y el marisco son alimentos perecederos que, como tales, requieren mucho cuidado en su manipulación desde la pesca hasta el consumidor. Es fácil para este tipo de productos sufrir alteraciones que los hagan inadecuados para su consumo, por lo tanto deben existir unas regulaciones o normas que protejan su salubridad. 

En el caso del marisco, hay algunos tipos que pueden venderse incluso vivos, lo que evita así su pérdida de frescura. Sin embargo, el pescado debe conservarse tras la pesca mediante refrigeración con hielo. Por esto, no debe alcanzar temperaturas cercanas a la ambiental en almacenamiento ni transporte, pues su deterioro se produciría rápidamente. 

Estas son las condiciones de temperatura más comunes para este tipo de mercancía: 

  • Refrigerados: Hielo fundente (0ºC)
  • Congelados: Entre -21ºC y -15ºC
  • Congelados en salmuera: -9ºC 

Los vehículos utilizados en el transporte de pescado y marisco son isotermos o refrigerados. Los primeros se utilizan en pequeñas distancias y los segundos, en trayectos más largos. Por supuesto, es un requisito imprescindible que los vehículos se sometan periódicamente a su desinfección completa con el fin de que reúnan unas perfectas condiciones de higiene. 

En este aspecto, en Fríobox hemos conseguido que no sean necesarios vehículos tan específicos para envíos a cortas o largas distancias. Disponemos de embalajes isotérmicos de numerosos tipos y tamaños para envíos de todo tipo. Producimos cajas de poliestireno expandido (EPS), polietileno y más en diversas capacidades para envíos pequeños y grandes, que garantizan un aislamiento térmico idóneo para poder transportar en vehículos de transporte habitual sin perjudicar a la mercancía. Si desea conocer más detalles, pulse en el siguiente botón:

EMBALAJES ISOTÉRMICOS 


También realizamos envíos a temperatura controlada ofreciendo un servicio integrado desde su salida en España hasta su recepción a nivel nacional o internacional.
 

ENVÍOS A TEMPERATURA CONTROLADA 


Por último, volviendo al artículo, el pescado debe ser revisado en el momento de la recepción para verificar el buen estado del producto mediante inspección e, incluso, pruebas físico-químicas (biotoxinas, metales pesados). La forma de revisión más utilizada en las pescaderías, no obstante, radica en la comprobación de sus características organolépticas (aspecto, olor, documentos).
 

Sin duda, todos sus envíos caerán en buenas manos si confía en Fríobox. Entre en nuestra página web y vea todo lo que podemos hacer por usted.