Transporte de productos farmacéuticos a temperatura controlada

Se entienden en general por medicamentos de la cadena de frío aquellos que requieren un mantenimiento continuo en un intervalo reducido de temperatura. La gran mayoría de fármacos solo requieren temperatura ambiente y la humedad típica de las instalaciones de climatización, entre 20 y 23 ºC, no debiendo alcanzar temperaturas superiores a 30ºC.

Se puede considerar que son típicos y necesitan mantenerse en frío las vacunas y los gérmenes vivos, que pueden morir o reproducirse descontroladamente y llegar a producir la enfermedad que se quiere evitar con ellos. La hepatitis y la rabia serían dos de las enfermedades  más importantes cuyas vacunas requieren un muy buen control de la temperatura.

Desde que los fármacos termolábiles salen del laboratorio hasta que son suministrados a los pacientes puede transcurrir un largo período de tiempo, pasando por las siguientes etapas:

  • - Stock en los laboratorios
  • - Traslado al centro de distribución
  • - Traslado a farmacias u hospitales
  • - Conservación en farmacias u hospitales
  • - Traslado a viviendas particulares
  • - Conservación en viviendas particulares.

Las etapas más delicadas de la cadena del frío pueden ser las últimas, precisamente cuando la vida útil es más crítica. La fecha de caducidad no tiene gran sentido en estos productos, pues la vida media depende de la temperatura por el tiempo.



niveles-cadena-frio.png



Cortos períodos de tiempo a temperaturas elevadas pueden no alterar gravemente unos productos y sí otros. Los indicadores del intervalo de temperatura de salida no son siempre adecuados, así como no lo son los termómetros de máxima y mínima, que en algunos códigos o legislaciones son obligatorios o están recomendados.

Hay diversas temperaturas recomendadas de conservación y transporte que los productos deberían  indicar con claridad  en su comercialización. La identificación del margen de temperatura es muy necesaria, y más en un ámbito como el sanitario. Nuestra opinión es que debería indicarse de forma similar al peligro de exposición a la luz o de no dejarlo al alcance de los niños, y por eso contamos con métodos de control que garantizan las mejores condiciones de temperatura en todas las etapas de transporte arriba comentadas.

Contamos con tarjetas registradoras inteligentes que realizan un seguimiento de la temperatura de la mercancía durante todo el itinerario y notifican vía RFID si se ha respetado el intervalo definido o no y durante cuánto tiempo.





Pedir tarjeta registradora


En temas de salud, todo el control es poco, por eso no nos conformamos con menos que una supervisión fidedigna y absoluta.

Confíe en Fríobox. Sabremos ajustarnos a sus necesidades.