Transporte de verduras y hortalizas

Las verduras y hortalizas son los alimentos que más peligro de contaminación presentan frente al consumidor. Son los productos alimenticios que mayor cantidad de microorganismos poseen con diferencia. Esto se debe a que no solo se cultivan en la tierra, foco indiscutible de microorganismos, sino que, además, suelen comerse crudas.

Esto ocasiona que su transporte deba seguir un plan de precauciones muy específico e integral con la intención de evitar a capa y espada su contaminación antes de llegar al consumidor. Por supuesto, este debe ser también consecuente e implicarse en el seguimiento de ciertas medidas a favor de su salud.

Como en artículos anteriores para otros tipos de alimentos, en este vamos a enunciar una serie de recomendaciones para minimizar todo lo posible este riesgo.

Retirar las partes superficiales de los vegetales:

Es preciso retirar las partes más superficiales de las hortalizas y las verduras de hoja pues, al haber estado en contacto con la tierra, son las porciones de los vegetales que mayor carga microbiana retienen. Retirando hojas, ramitas y superficie de zanahorias, manzanas, lechugas (hojas externas), etc. conseguiremos reducir el riesgo de manera muy importante.

Lavar las verduras meticulosamente:

Si los vegetales se van a ingerir crudos, es crucial realizar un buen lavado de los productos antes de su consumo. Este proceso puede llevarse a cabo de numerosas y diversas maneras, siendo tres las más comunes y empleadas:

- La lejía es un compuesto muy útil para la desinfección de alimentos del tipo que nos ocupa. Sumergir los vegetales en agua potable con lejía los desinfectará eficazmente en 5 minutos, aunque es conveniente conocer la proporción de lejía por litro de agua para no quedarnos cortos en el proceso. Esto depende de la cantidad de cloro por litro especificado en cada botella de lejía. Así:

     - Si en la botella de lejía pone “20 gramos de cloro por litro”, hay que poner 10 gotas.
     - Si pone “25 gramos de cloro por litro”, 8 gotas
     - Si pone “40 gramos de cloro por litro”, 5 gotas
     - Si pone “80 gramos de cloro por litro”, 4 gotas
     - Si pone “100 gramos de cloro por litro”, 2 gotas

- Aclarado con agua potable en abundancia. El efecto de arrastre que se produce al someter una verdura al agua (en especial, a chorro) limpia de manera bastante eficaz la superficie de verduras y hortalizas, además de despejarla de posibles desinfectantes utilizados anteriormente, como es el caso de la lejía.

- Por último, una medida similar al primer punto consiste en el uso de vinagre. El aspecto negativo de su uso radica en el hecho de que no están descritas las dosis necesarias para producir una desinfección eficaz, pero lo positivo es que, al tratarse de un alimento, se puede agregar tanto como se quiera.

Es muy importante tener en cuenta estas medidas especialmente en el caso de vegetales a consumir crudos en ensaladas con alimentos de origen animal. Al combinar estos dos tipos de productos, los segundos se convierten en un soporte nutritivo sin precedentes para los microorganismos presentes en los vegetales, propiciando de manera exponencial el crecimiento bacteriano.

En Fríobox somos muy estrictos en temas de higiene y transporte. Por la condición de vegetales, se hace especialmente difícil un procesamiento eficaz y libre de microorganismos, pero nuestros embalajes isotérmicos hacen el resto para que el proceso de transporte sea inocuo para los alimentos y estos lleguen en las mismas condiciones en que salieron.

Si desea informarse sobre nuestras cajas isotérmicas y los servicios integrales que ofrecemos para envíos a temperatura controlada, no dude en visitar nuestra web. Encontrará todo lo que necesita y nosotros le ayudaremos.


Cajas de poliestireno para alimentos