Aunque el hielo seco es un producto fácil de utilizar y de aprovecharnos de sus ventajas y propiedades, también debemos conocer las precauciones y consejos a la hora de manipularlo con toda seguridad:

PROTEGE TU PIEL, OJOS Y BOCA

Asegúrate de utilizar siempre guantes de protección para su manipulación. La baja temperatura del hielo seco puede dañar su piel (evite contacto con piel y ojos). Nunca debes probar o tragar el hielo seco, ya que podría provocar grave quemaduras.

NUNCA MANIPULES EN ESPACIOS CERRADOS

Manipular el hielo seco, siempre en espacios bien ventilados. Nunca en espacios cerrados, ya que el dióxido de carbono es más pesado que el aire y puede concentrarse en áreas bajas o espacios cerrados (como en un vehículo o una habitación donde el hielo seco se sublima) y puede provocar asfixia.

Transportar el Hielo seco en cabinas separadas de pasajero y conductor.

LOS NIÑOS NO DEBEN MANIPULARLO

Mantened alejado del alcance de los niños, solo debe ser manipulado por adultos.

NUNCA EN CONTACTO DIRECTO CON ALIMENTOS O BEBIDAS

El hielo seco puede causar quemaduras en las superficies de los alimentos y puede hacer explotar las botellas de bebidas o líquidos. Siempre se debe utilizar separadores para evitar el contacto directo.

NUNCA ALMACENE EN RECIPIENTES HERMÉTICOS, NI EN CÁMARAS DE REFRIGERACIÓN O CONGELACIÓN

Nunca debe almacenar hielo seco en recipientes totalmente herméticos, debido a que el hielo seco se sublima constantemente en gas de dióxido de carbono, almacenarlo en un contenedor sellado provocará que se acumule presión. Si se acumula lo suficiente, el contenedor podría explotar, de igual modo las cámaras refrigeradas y de congelación si no ventilan, por ese motivo se puede producir una suboxigenación de la atmósfera que puede provocar efectos letales.